La contratación pública y la consultoria

En Colombia, la normatividad de la contratación pública ha sido expedida como medio para lograr los fines del Estado a través de la colaboración de los particulares quienes en virtud de dichos contratos desempeña una función social con sus correlativas obligaciones.

Por regla general, todas las entidades públicas se encuentran cobijadas por la normatividad aplicable a la contratación estatal, salvo algunas excepciones, que cuentan con su propia regulación especial en la materia.

Las entidades oferentes, requieren de buenas estrategias y modelos que propicien el crecimiento de las empresas cumpliendo al mismo tiempo con los requerimientos exigidos por la ley y las exigencias del cliente estatal, quien es el que finalmente adquiere el producto o servicio.

La necesidad que tienen las empresas nacionales y extranjeras para expandir sus negocios las lleva a adquirir ayuda de agentes externos a su organización, es en este punto donde juegan un papel muy importante las empresas consultoras quienes entran a hacer parte
importante para contribuir con la consecución de los objetivos organizacionales de sus clientes, creando ventajas competitivas, reconocimiento y posicionamiento en mercados o muy poco explorados o inexplorados.

Erróneamente se sigue considerando que la contratación estatal esta permeabilizado por la corrupción y clientelismo, no obstante, esas falencias han sido corregidas por las reformas normativas, en donde los controles son mayores a estas desviaciones y vuelven más transparentes estos procesos, que difícilmente quedan sin hacer la mejor selección objetiva, y es por ello que un buen asesor en estos temas es fundamental para obtener los mejores resultados en las ofertas que se presentan ante una contratación estatal.

Es de mencionar que los consultores y asesores externos responderán civil, fiscal, penal y disciplinariamente tanto por el cumplimiento de las obligaciones derivadas de la consultoría o asesoría, celebrado por ellos, como por los hechos y omisiones que les fueran imputables constitutivos de incumplimiento de las obligaciones correspondientes a tales contratos y que causen daño o perjuicio a las entidades derivados de la celebración y ejecución de contratos respecto de las cuales hayan ejercido o ejerzan las actividades de consultoría o asesoría incluyendo la etapa de liquidación de los mismos, lo que da lugar a que la labor
que se realiza con este fin debe ser realizada bajo altos estándares de calidad y con la mayor confiabilidad la que solo se logra con la experiencia y los resultados exitosos.

MERCI ROSERO ORTEGA
CEO LICITEMOS SAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *