Mensaje CEO

El fenómeno de la globalización ha generado en Colombia un aumento de las pequeñas y medianas empresas, y una consecuente contribución al PIB del país; lo cual ha dado paso a un nivel de competencia mayor entre empresas que deben estar en constante crecimiento, buscando la expansión de sus negocios a través de diferentes alternativas. Una de esas alternativas es la contratación con el sector público, el cual resulta muy atractivo debido a las últimas reformas normativas en el país y que han fortalecido el sistema de contratación pública, ofreciendo mayores garantías y transparencia al momento de querer contratar con el Estado, de esta manera las empresas miran una oportunidad única para incrementar los negocios y fortalecer los departamentos comerciales.

La contratación pública colombiana es el instrumento estratégico de desarrollo para las pequeñas, medianas y grandes empresas, aperturandose para que las empresas extranjeras inviertan en el país de una manera segura y expandan sus fronteras en un mundo globalizado.

Las empresas que actúen bajo un marco de formalidad, es decir, con equipos de alta tecnología, con buena capacitación y asistencia técnica, con una administración de avanzada cultura empresarial y con ajuste total a las normas legales, serán las únicas que podrán sobrevivir al actual medio competitivo.

La escasez de personal preparado para la toma de decisiones acertadas en la planeación, desarrollo y sostenibilidad de proyectos frena el progreso de las organizaciones y las enfrenta a muchos riesgos, lográndose observar síntomas del alto grado de incompetencia para coordinar y dirigir las empresas, tales como:

Incompetencia para implementar y manejar procesos y normas, poco conocimiento de las convocatorias con entidades públicas, presentación de propuestas con bajos estándares de calidad sin el lleno de los requisitos y formalidades exigidas, baja capacidad resolutiva al momento de defender una propuesta, poca asertividad en las audiencias públicas, desconocimiento de los recursos y posibles acciones contractuales derivadas de la indebida selección objetiva.

Situaciones que de continuar, probablemente derivan dificultades a nivel interno de las empresas para el desarrollo de soluciones a nuevos problemas y retos, el manejo inadecuado y deficiente de recursos humanos, financieros y técnicos, baja rentabilidad en los negocios, ambiente de poca previsión a corto, mediano y largo plazo, desconocimiento de las fortalezas de la organización, desactualización en las técnicas, métodos y tecnologías de vanguardia, incapacidad de cambio para afrontar las nuevas exigencias de un mercado cada vez más globalizado y competitivo, multas y sanciones derivadas del incumplimiento de los compromisos y obligaciones legales, perdida de contratos por desconocimiento en la parte administrativa, financiera y jurídica, pérdida de oportunidades (licitaciones y convocatorias de proyectos entre otros).

Circunstancias que ratifican la necesidad de que entes externos especializados se encarguen de encontrar soluciones a los síntomas de insuficiencia e incompetencia presentes en las organizaciones, pues sin lugar a dudas el actual ambiente competitivo exige empresas altamente eficientes y comprometidas, si se desea obtener una alta rentabilidad en los negocios, y una permanencia y constante expansión en el mercado. Por tal motivo, las empresas requieren un acompañamiento y una atención de personal calificado que ayude a entender y a percibir los hechos que se dan dentro del entorno empresarial, para poder actuar en él y mejorarlo, basados en capacidades y conocimientos profesionales.

Radicando allí la importancia de las empresas de consultoría, como entes cuyo propósito es el de contribuir en el desarrollo y adquisición de ventajas competitivas de otras empresas, teniendo en cuenta que su labor se verá reflejada en el progreso y beneficio de sus clientes y empleados. Es por esto que se requiere que existan asesores y consultores especialistas en contratación pública, para ir de la mano con el gran adelanto, innovación y emprendimiento empresarial que se vive en la actualidad en un mundo globalizado.

Merci Rosero Ortega, CEO Licitemos S.A.S.